vision dominicain / sus planes para haiti

Revolutionnaire - September 29 2008, 12:32 PM

29 de Septiembre 2008,
Santo Domingo, R. D

Distinguido Señor Carlos Chávez

Mientras navegaba en las páginas electrónicas del Internet en las que buscaba informaciones estadísticas relativas a los países latinoamericanos, tales como: Producto Interno Bruto, Distribución per cápita, Desarrollo Humano, así como el acceso a la tecnología: Vehículos, Teléfonos, Internet, etc., con la intención de hacerme una idea del grado de desarrollo de cada uno de nuestros países, encontré
un trabajo periodístico publicado por Ud. en su columna "Séptimo Sentido" del periódico "Prensa Gráfica" de San Salvador del día 14 de Septiembre en curso, en el que hace una velada acusación de racista a los dominicanos en un trabajo que tan irónica y subjetivamente llamara: "Blanco como un dominicano", al cual pretendo darle repuesta utilizando como introducción los mismos datos obtenidos en mi búsqueda así como otras consideraciones, que puedan documentarle de lo que es una verdadera discriminación racial.

Si grande resultó mi sorpresa por tan absurda acusación, mucho más grande resultaron los datos estadísticos encontrados en mi búsqueda, los cuales me permitieron afirmar que el desarrollo de los países latinoamericanos está condicionado al porcentaje de población indígena que puedan tener, esto es, mientras más población indígena menos progreso y viceversa, pero como todavía no se ha encontrado una fórmula científica que demuestre la inferioridad indígena, tengo que colegir de que se trata de una situación extrema de discriminación y segregación racial en contra de los aborígenes de nuestro continente.

Argentina, Chile, Uruguay y Costa Rica, son los países latinoamericanos, que salen mejor favorecidos por las estadísticas encontradas, todos estos países están mayormente constituidos por descendientes europeos, otro grupo de naciones latinoamericanas que presentan estadísticas más o menos aceptables son Brasil, Venezuela, Colombia y las naciones del Caribe, Cuba, Puerto Rico y Reública.

Dominicana, pero resulta que ningunas de estas naciones, tiene el componente indígena de una manera significativa, todas son un crisol de razas compuesto por blancos, negros, mulatos y mestizos e indígenas en algunos casos.

En contraposición con las estadísticas presentadas por estos dos grupos de países, se encuentra un tercer grupo de naciones constituidos por Bolivia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, todas estas naciones tienen en común un cuadro estadístico deficiente con relación a los dos grupos anteriores, como también, estar constituidos en su mayoría por indígenas con excepción de El Salvador, que está constituido por mestizos.

México igual que El Salvador, presentan estadísticas muy particulares, y es que México por su gran extensión territorial, así como por su gran población se ha dividido en dos países totalmente disímiles entre sí: El México grande de su minoría blanca y el México pequeño de su mayoría indígena.

El Salvador por su parte presenta estadísticas propias de las naciones latinoamericanas constituidas mayoritariamente por indígenas, no obstante ser un país mayoritariamente mestizo.

Sucede que éste mestizaje Salvadoreño, es forzoso y reciente, no se logró como consecuencia espontánea del paso de los siglos, sino por un hecho violento y sin precedente en la historia moderna latinoamericana, cometido en esta nación, en pleno siglo XX. En El Salvador sucedió lo mismo que en el Caribe, la población indígena fue extinguida casi en su totalidad, con la diferencia de que en el Caribe materializaron el hecho los colonizadores quinientos años atrás, y en El Salvador, paradójicamente lo hicieron los criollos: los mestizos, encabezados por el General Maximiliano Hernández Martínez, Presidente de la República de El Salvador, en el año 1932..

De "La matanza", como se he denominado a las acciones de éste General en contra de la población indígena y que muy bien podría rebautizarse como "La afrenta de El Salvador", nunca se han dado cifras precisas, pero si se toma en consideración el censo realizado en este país dos años antes y que arrojaba una población indígena de más de un 20% que si se compara con la actual población de éste país donde los indígenas no representan ni un 5%, y se toman en cuenta otras acciones paralelas cometidas contra los negros que fueron matados o expulsados del territorio salvadoreño, se puede colegir que fue un exterminio eminentemente racista, y que, como una "Maldición indígena", en nada a contribuido a mejorar las condiciones sociales, económica y política de quienes lo cometieron.

Es una lástima, señor Chávez, que estando ud. en el mismo epicentro de la situación que he narrado y que, por su condición de periodista se supone debe conocer, haya tenido que trasladarse tantos kilómetros para encontrar una supuesta y absurda discriminación racial en el dominicano, la cual afirma, utilizando como premisa para su afirmación, la forma en que se expresa nuestro pueblo, sin tomar en consideración que esta forma de expresarse difiere mucho de la forma de comportarse del dominicano ante las personas que ud, dice son discriminadas.

La forma de expresarse del dominicano en nada difiere de la forma de expresarse del resto de latinoamericanos, solo que varía en los tonos.

Esta forma de expresarse de nuestros pueblos surgieron como consecuencia de los efectos dejados en su siquis por el sistema de castas impuesto por los colonizadores con la intención de preservar sus intereses, donde el porcentaje de sangre blanca determinaba el lugar que le correspondía al individuo en la sociedad colonial y que, la clase gobernante que se ha enquistado en el poder (generalmente blanca) en cada uno de los países latinoamericano ha sabido explotar en su beneficio.

Qué diferencia hay en la forma de expresarse del dominicano, tratando de acortar la distancia que le separa de la clase gobernante para ascender en la escala social y el silencio del indígena salvadoreño tratando de ocultar su origen para intentar también ascender en la escala social?

La forma.

Qué tienen en común estos apellidos: Brugal, Brussiloff, Chevalier, Sued, Dumit, Khoury, Kasse y los D aubuisson, Schafik, Handel, Saca, Masferrer, Dalton?

Son blancos y forman parte de la clase gobernante de sus respectivos países. ¿En qué se diferencian?

Unos son menos conservadores que los otros, al tener que abrir forzosamente el abanico de oportunidades que le permitan seguir expandiendo sus posibilidades económicas.

Señor Chávez, decir que el pueblo dominicano discrimina al pueblo haitiano es una solemne calumnia que Dios no puede perdonar, salvo que no sea por desconocimiento total de nuestra historia.

No obstante la forma tan forzosa en la que surgimos como nación independiente por las pocas alternativas que nos dejaron nuestros dominadores haitianos, mantenemos unas relaciones armoniosas, en la que le hemos permitido establecerse en nuestro territorio, olvidando las heridas del pasado, en cerca de un 18% de nuestra población sin que se generen conflictos sociales de importancia, aunque gran parte de las posibilidades que tiene el dominicano de acceder a una plaza laboral, la pierda de manos de un nacional haitiano generalmente ilegal, que nadie persigue, aunque causen situaciones más difíciles que las que generaron la famosa "Guerra del fútbol", lo que también se supone ud. conoce in extenso.

Haití era a la hora de su independencia la posesión más próspera de Francia en Ultramar, por lo que tuvo que derrotar un ejército napoleónico de más de 50,000 hombres que dispuso Francia para tratar de evitar lo que finalmente no pudo. Haití se constituyó en el primer Estado independiente de nuestro continente, después de los Estados Unidos de América y creando el precedente de ser la primera nación negra del mundo que logra su independencia.

Con la derrota que Haití le infligió al ejército francés, se convirtió en una nación muy poderosa militarmente, al obtener como botín de guerra todo el armamento del ejército derrotado y con una población superior a los 800,000 habitantes, estableció una gran diferencia con el Santo Domingo Español, que era como se llamaba la República Dominicana, a la hora de de su independencia de España, lo cual logró sin tirar un solo tiro, pues España tenía en un virtual abandono a esta parte de la isla que tenía como posesión, y en su primera demanda de independencia cedió.

Ya independiente los dominicanos de España, sumidos en una gran miseria y con una población que no ascendía ni al 20% de la población que tenía Haití, nos convertimos en una presa fácil para ese país.

Nosotros los Dominicanos surgimos como nación independiente, como un hecho inevitable, ante la posibilidad de desaparecer como pueblo de manos de quienes se convirtieron en nuestros dominadores: los haitianos, quienes aprovechando todas las ventajas que a la sazón tenían con relación a nuestro pueblo, le negaban todos los derechos y le reprimían, llegando al extremo de producir matanzas como las que se produjeron en Moca, donde exterminaron casi la totalidad de la población, así como también lo hicieron en todo el Cibao, por el solo hecho de estar constituidas esas comunidades por personas diferentes a ellos.

Que le hubiera pasado al resto de la población criolla que en ese entonces era casi en su totalidad diferente a ellos, donde los blancos estaban en una proporción de un 58% y el resto mestizos y mulatos?

Posiblemente, si no se hubieran lanzado a una guerra, que por las abismales diferencias de ambas partes, resultaba suicida para nuestro pueblo, hubiera sucumbido pacíficamente como sucedió Moca y el Cibao, sin haber hecho la más mínima resistencia.

La Providencia nos ayudó y en una guerra suicida en la que sin los suficientes armamentos y en la que peleábamos en proporción desfavorables de 4x1 logramos llenar de pavor al ejército vencedor del ejército francés y también llenar de gloria las páginas de la historia, en la consecución definitiva de nuestra independencia.

A partir de Sabana Larga, que fue la última batalla que escenificaron
los dos ejércitos, jamás Haití volvió a poner sus ojos sobre nuestro suelo, pero tampoco han recibido una sola agresión de parte de nosotros que hoy disponemos de ventajas muy superiores a la que una vez tuvieran los haitianos con relación a nosotros.

Señor Chávez, espero que estas informaciones le hayan servido de algo para que pueda orientar al hermano pueblo de El Salvador, tan cercano y tan distante del nuestro, de la mejor manera con relación a la República Dominicana, pues las circunstancias históricas en las que hemos nacidos como nación ambos pueblos, impiden que el pueblo dominicano pueda digerir una unificación de la isla.

Atentamente,
Rafael Antonio Lluberes Ricart,
rall1 at hotmail.es

<Prev (   1 of 3   >)   Next >
Return to Message List

Comments

Tiba says...

Revolutionaire I really don't know what to make of your post because I don't speak nor understand spanish. From what I... more »

Linda says...

Actually, if I'm not mistaken that was an article written in address to President Chavez. It seemed like an... more »